martes, 6 de diciembre de 2011

"Las voyager"divisan luz intacta de la Vía Láctea

Las naves humanas que han viajado más lejos en el espacio acaban de batir un nuevo récord. Los sensores de las sondas Voyager de la NASA, lanzadas en 1977 y que están a apunto de abandonar el Sistema Solar para aventurarse por primera vez en la historia en el espacio interestelar, han captado un tipo de luz de la Vía Láctea que hasta ahora no había podido observarse.Se trata de un tipo de radiación conocido como Lyman alfa y que, según la teoría, es característico de las zonas del espacio en las que está naciendo una estrella. Observar este tipo de luz desde el Sistema Solar es imposible, ya que la radiación del Sol hace imposible captar destellos de la Vía Láctea, del mismo modo que las luces de una ciudad emborronan el cielo nocturno.La posición privilegiada de la Voyager 1, a casi 18.000 millones de kilómetros de la Tierra, y de su hermana, a más de 14.000 millones de kilómetros, les han permitido observar la luz en el espectro Lyman alfa, y podrán confirmar en qué puntos de la Vía Láctea están naciendo nuevas estrellas, según el equipo de la astrónoma Rosine Lallement del Observatorio de París, que ha analizado los datos de las sondas y que publica hoy sus resultados en la revista Science.